La mejor forma de rezar es el Santo Rosario, Documento 2

DOCTRINA ACERCA DEL SANTO ROSARIO DE NUESTRA SEÑORA

Documento ·#2, mayo 2013.

 Un día, por allá por el año 1460 el Beato Alano de la Rupe daba misa, Nuestro Señor Jesucristo, quien deseaba que el beato predicara el Santo Rosario, le habló desde la Sagrada Hostia: “¿Por qué me crucificas de nuevo? -¿Cómo Señor?, respondió aterrado el Beato Alano-. Tus pecados me crucifican, -respondió Nuestro Señor Jesucristo-. Aunque preferiría ser crucificado de nuevo al ver a mi Padre (El Espíritu Santo) ofendido por los pecados que has cometido. Tú me sigues crucificando, porque tienes la ciencia y cuanto es necesario para predicar el Rosario de mi Madre (Nuestra Señora) para instruir y alejar del pecado a muchas almas…Podrías salvarlas y evitar grandes males. Pero, al no hacerlo, eres culpable de sus pecados.” Tan terribles reproches hicieron que el Beato Alano se decidiera a predicar incesantemente el Santo Rosario.

Cuando a Don Bosco le dice un alto político “Quite esa costumbre tan atrasada”. El Santo le responde:

“Sobre la devoción de Nuestra Señora y el rezo del Rosario se basa toda mi obra educativa. Preferiría renunciar a cualquier otra cosa, antes que al Rosario”.

 “Señora, todo lo que puede obtener la intercesión de todos los santos unidos a ti, también lo puede obtener tu intercesión sin su ayuda. ¿Por qué lo puedes? ¿Por qué eres tan poderosa? Porque nada más que tú eres la Madre de Nuestro Salvador, tú la esposa de Dios, tú la Reina del cielo y de la tierra. Si tú no hablas a favor nuestro, ningún santo rogará por nosotros ni nos ayudará. Si tú te callas, ninguno ayudará, ninguno invocará. Pero si tú te mueves a rezar por nosotros, todos se pondrán a rezar y a ayudar”. San Anselmo hablando con Nuestra Señora, citado en el libro Las Glorias de María de Alfonso María de Ligorio, 1750.

 “Mas sentimos firmísima esperanza y confianza absoluta de que la misma Santísima Virgen, que toda hermosa e inmaculada trituró la venenosa cabeza de la cruelísima serpiente, y trajo la salud al mundo, y que gloria de los profetas y apóstoles, y honra de los mártires, y alegría y corona de todos los santos, y que refugio segurísimo de todos los que peligran, y fidelísima auxiliadora y poderosísima mediadora y conciliadora de todo el orbe de la tierra ante su unigénito Hijo, y gloriosísima gloria y ornato de la Iglesia, santo y firmísimo baluarte, destruyó siempre todas las herejías, y libró siempre de las mayores calamidades de todas clases a los pueblos fieles y naciones, y a Nos mismo nos sacó de tantos amenazadores peligros…”Tomado de “Ineffabilis Deus” Epístola apostólica de Pío IX Del 8 de diciembre de 1854 SOBRE LA INMACULADA CONCEPCIÓN.

A continuación van fragmentos de la entrevista que Sor Lucia, vidente de Fátima, tuvo con el Padre Agustín Fuentes, quien se estaba documentando para iniciar la postulación de las causas de beatificación de Francisco y Jacinta Marto. Este relato ha sido documentado con todo detalle por el Hermano Michel de la Sainte Trinité en el Volumen III de su serie Toute la Verité sur Fatima (Toda la verdad sobre Fátima)

Sor Lucía me dijo también: “Padre, no debemos esperar un llamado al mundo que venga de Roma, de parte del Santo Padre, para hacer penitencia. Ni debemos esperar que el llamado a penitencia venga de los Obispos de nuestras diócesis, ni de las congregaciones religiosas. ¡No! Nuestro Señor ya ha usado muy a menudo esos medios y el mundo no ha prestado atención. Por eso ahora es necesario a cada uno de nosotros comenzar a reformarnos espiritualmente. Cada persona debe, no solamente salvar su propia alma, sino también ayudar a salvar todas las almas que Dios ha puesto en su camino. El diablo hace cuanto está en su poder para distraernos y quitarnos el amor por la oración; seremos salvados juntos o seremos condenados juntos.”

“Ella (Nuestra Señora) dijo a mis primos y a mi misma, que Dios está dando los dos últimos remedios al Mundo. Estos son: el Santo Rosario y la Devoción al Inmaculado Corazón. Estos son los dos últimos remedios, lo cual significa que no habrá otros.”

“Finalmente, la devoción al Inmaculado Corazón de nuestra Santísima Madre, consiste en considerarla como la sede de la Misericordia, de la bondad y del perdón, y la puerta cierta por la cual entraremos al Cielo.”

La mejor forma de rezar es el Santo Rosario, documento 1

DOCTRINA ACERCA DEL SANTO ROSARIO DE NUESTRA SEÑORA

Documento ·#1, abril 2013.

 La mejor forma de rezar es el Santo Rosario, si ustedes lo dicen bien.” San Francisco de Sales, Doctor de La Iglesia.

““Muchas cosas se piden a Dios y no se obtienen, y muchas se piden a Nuestra Señora y se consiguen porque Dios ha dispuesto honrarla de esta manera”. Y eso ¿por qué? Y responde Nicéforo que esto sucede no porque Nuestra Señora sea más poderosa que Dios, sino porque Dios ha decretado que así tiene que ser honrada su Madre.” San Anselmo, citado en el libro Las Glorias de María de Alfonso María de Ligorio, 1750.

“Yo con gusto sufriría… con tal de tener la oportunidad de rezar aunque sea un Avemaría más para ganar más méritos ante Nuestro Señor.” Santa Teresa de Ávila, Doctora de La Iglesia.

“Para mí, el Santo Rosario es la más bella de todas las devociones, las contiene todas en sí misma.” San Juan Nepomuceno Neumann (1811-1860).

“Nadie puede vivir continuamente en pecado (herejía) y seguir diciendo el Rosario, o deja el pecado o deja el Rosario.” Obispo Hugh Boyle (1873-1950).

“Mire, Padre, la Santísima Virgen, estos últimos tiempos en que estamos viviendo, ha dado una nueva eficacia al rezo del Santo Rosario. De tal manera que ahora no hay problema, por más difícil que sea, sea temporal o sobre todo espiritual, que se refiera a la vida personal de cada uno de nosotros; o a la vida de nuestras familias sean familias del mundo o Comunidades Religiosas; o la vida de los pueblos y naciones; no hay problema, repito, por más difícil que sea, que no podamos resolver ahora con el rezo del Santo Rosario. Con el Santo Rosario nos salvaremos, nos santificaremos, consolaremos a Nuestro Señor y obtendremos la salvación de muchas almas.” Sor Lucia, vidente de Fátima, 26 de diciembre de 1957.

“Un día, por medio del Rosario y del Escapulario, salvaré al mundo.” Nuestra Señora.

 Las 15 promesas del Santo Rosario, reveladas a Santo Domingo de Guzmán y al Beato Alano de la Rupe

1. Aquellos que recen con enorme fe el Rosario recibirán signos de gracia.

2. Prometo mi protección y las gracias más grandes a aquellos que recen el Rosario.

3. El Rosario es un arma poderosa contra el infierno, destruirá los vicios, librará del pecado, y exterminará las herejías.

4. El Rosario hará florecer las virtudes y las buenas obras, otorgará la piedad de Dios para las almas;  rescatará a los corazones de la gente del amor del mundo y sus vanidades, y les aumentará el deseo por las cosas eternas. ¡Cuántas almas se santificarán por este medio!

5. Quien se encomiende a mí mediante el rezo del Rosario no perecerá.

6. Quien rece devotamente mi Rosario, meditando sus misterios, no se verá oprimido por la desgracia. Dios no lo castigará en su justicia, no tendrá una muerte violenta, y si es justo, permanecerá en la gracia de Dios, y será digno de la vida eterna.

7. Aquel que sea verdadero devoto del Rosario no perecerá sin los Sagrados Sacramentos de la Iglesia.

8. Aquellos que recen con mucha fe el Santo Rosario tendrán durante su vida y en la hora de su muerte la luz de Dios y la plenitud de Sus gracias; en la hora de la muerte participarán en los méritos de los Santos en el paraíso.

9. Libraré del purgatorio a quienes recen el Rosario devotamente.

10. Los niños devotos del Rosario merecerán un mayor grado de gloria en el Cielo.

11. Obtendrán todo lo que me pidan mediante el rezo del Rosario.

12. Aquellos que propaguen mi Santo Rosario los asistiré en sus necesidades.

13. Mi Hijo me ha concedido que todo aquel que se encomiende a mí al rezar el Rosario, tendrá como intercesores a toda la corte celestial durante su vida y a la hora de la muerte.

14. Son mis niños aquellos que recitan el Rosario, y hermanos y hermanas de mi único hijo, Jesucristo.

15. La devoción a mi Rosario es una gran señal de predestinación.