La mejor forma de rezar es el Santo Rosario, Documento 2

DOCTRINA ACERCA DEL SANTO ROSARIO DE NUESTRA SEÑORA

Documento ·#2, mayo 2013.

 Un día, por allá por el año 1460 el Beato Alano de la Rupe daba misa, Nuestro Señor Jesucristo, quien deseaba que el beato predicara el Santo Rosario, le habló desde la Sagrada Hostia: “¿Por qué me crucificas de nuevo? -¿Cómo Señor?, respondió aterrado el Beato Alano-. Tus pecados me crucifican, -respondió Nuestro Señor Jesucristo-. Aunque preferiría ser crucificado de nuevo al ver a mi Padre (El Espíritu Santo) ofendido por los pecados que has cometido. Tú me sigues crucificando, porque tienes la ciencia y cuanto es necesario para predicar el Rosario de mi Madre (Nuestra Señora) para instruir y alejar del pecado a muchas almas…Podrías salvarlas y evitar grandes males. Pero, al no hacerlo, eres culpable de sus pecados.” Tan terribles reproches hicieron que el Beato Alano se decidiera a predicar incesantemente el Santo Rosario.

Cuando a Don Bosco le dice un alto político “Quite esa costumbre tan atrasada”. El Santo le responde:

“Sobre la devoción de Nuestra Señora y el rezo del Rosario se basa toda mi obra educativa. Preferiría renunciar a cualquier otra cosa, antes que al Rosario”.

 “Señora, todo lo que puede obtener la intercesión de todos los santos unidos a ti, también lo puede obtener tu intercesión sin su ayuda. ¿Por qué lo puedes? ¿Por qué eres tan poderosa? Porque nada más que tú eres la Madre de Nuestro Salvador, tú la esposa de Dios, tú la Reina del cielo y de la tierra. Si tú no hablas a favor nuestro, ningún santo rogará por nosotros ni nos ayudará. Si tú te callas, ninguno ayudará, ninguno invocará. Pero si tú te mueves a rezar por nosotros, todos se pondrán a rezar y a ayudar”. San Anselmo hablando con Nuestra Señora, citado en el libro Las Glorias de María de Alfonso María de Ligorio, 1750.

 “Mas sentimos firmísima esperanza y confianza absoluta de que la misma Santísima Virgen, que toda hermosa e inmaculada trituró la venenosa cabeza de la cruelísima serpiente, y trajo la salud al mundo, y que gloria de los profetas y apóstoles, y honra de los mártires, y alegría y corona de todos los santos, y que refugio segurísimo de todos los que peligran, y fidelísima auxiliadora y poderosísima mediadora y conciliadora de todo el orbe de la tierra ante su unigénito Hijo, y gloriosísima gloria y ornato de la Iglesia, santo y firmísimo baluarte, destruyó siempre todas las herejías, y libró siempre de las mayores calamidades de todas clases a los pueblos fieles y naciones, y a Nos mismo nos sacó de tantos amenazadores peligros…”Tomado de “Ineffabilis Deus” Epístola apostólica de Pío IX Del 8 de diciembre de 1854 SOBRE LA INMACULADA CONCEPCIÓN.

A continuación van fragmentos de la entrevista que Sor Lucia, vidente de Fátima, tuvo con el Padre Agustín Fuentes, quien se estaba documentando para iniciar la postulación de las causas de beatificación de Francisco y Jacinta Marto. Este relato ha sido documentado con todo detalle por el Hermano Michel de la Sainte Trinité en el Volumen III de su serie Toute la Verité sur Fatima (Toda la verdad sobre Fátima)

Sor Lucía me dijo también: “Padre, no debemos esperar un llamado al mundo que venga de Roma, de parte del Santo Padre, para hacer penitencia. Ni debemos esperar que el llamado a penitencia venga de los Obispos de nuestras diócesis, ni de las congregaciones religiosas. ¡No! Nuestro Señor ya ha usado muy a menudo esos medios y el mundo no ha prestado atención. Por eso ahora es necesario a cada uno de nosotros comenzar a reformarnos espiritualmente. Cada persona debe, no solamente salvar su propia alma, sino también ayudar a salvar todas las almas que Dios ha puesto en su camino. El diablo hace cuanto está en su poder para distraernos y quitarnos el amor por la oración; seremos salvados juntos o seremos condenados juntos.”

“Ella (Nuestra Señora) dijo a mis primos y a mi misma, que Dios está dando los dos últimos remedios al Mundo. Estos son: el Santo Rosario y la Devoción al Inmaculado Corazón. Estos son los dos últimos remedios, lo cual significa que no habrá otros.”

“Finalmente, la devoción al Inmaculado Corazón de nuestra Santísima Madre, consiste en considerarla como la sede de la Misericordia, de la bondad y del perdón, y la puerta cierta por la cual entraremos al Cielo.”

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s